El cine español crece a la sombra de Hollywood

Las películas españolas ganan protagonismo pero siguen sin superar a la cartelera estadounidense

En la actualidad existe un rechazo generalizado del público español hacia todo el cine que no tenga la firma de Hollywood. Según los últimos datos publicados por el ICAA, Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, en 2015 las películas españolas recibieron la visita de un total de 18’6 millones de espectadores, en contraste con los 77’7 millones de las películas extranjeras.

hollywood_sign.jpg

El informe del ICAA muestra como en 2015 solo el 22’3 % de las películas exhibidas en España fueron autóctonas. Una cifra muy llamativa si se compara con el 77’7 % que ocupan las películas extranjeras en nuestra cartelera. Estados Unidos y su industria monopolizadora, más conocida como Hollywood, acapara casi el total estas películas extranjeras. Además, son las películas hollywoodenses las que acaparan casi el total de las carteleras de las salas españolas. Solo hace falta pasearse por el cine más cercano y contar el número de películas de cada país.

En el ranking de películas extrajeras que se exhiben en España, a las americanas, con 59’6 millones de espectadores, les siguen las películas británicas y las francesas con 10’4 y 3’6 millones de espectadores respectivamente. Pero tanto las cifras de audiencia  de los filmes británicos como los franceses, se quedan muy atrás de la acogida de las películas españolas, que tuvieron 18’6 millones de espectadores en 2015. Aunque estas últimas sufrieron un descenso de audiencia de 4 millones de espectadores respecto a 2014.

b493766da149c937a2bae8cd8c0e7657.jpg

Los datos de audiencia, de exhibición y de producción se traducen evidentemente en cifras monetarias. La taquilla española recaudó 111’7 millones de euros en 2015, lo que supone 20 millones menos que el año anterior. Y en contraposición, las películas extranjeras recaudaron en España un total de 463’5 millones de euros, 23 millones mas que el año anterior. Para ser más exactos, estas cifras se traducen en una media de 2’4 euros por habitante otorgados a la industria española, y de 10 euros invertidos en ver películas extranjeras.

Es fácil comprender la crisis del cine español si analizamos el contexto que le rodea. No solo se encuentra en una situación de competencia con la industria de Hollywood, muchísimo más poderosa y con un poder monopolizador inmenso. Además también se enfrenta a una subida del IVA desde el año 2013,  que ha subido hasta el 21% del precio de la entrada. Además de esta descompensada subida, la industria audiovisual, al igual que la musical, hace frente como puede a la piratería de sus producciones.

Pese a esta situación que nos dejan los datos de la ICAA en 2015,  la compañía ComScore ha publicado recientemente datos sobre la audiencia del cine español que son alentadores. El 2016 ha sido un año de números positivos, en el que las películas con denominación de origen han recuperado protagonismo para los cinéfilos españoles. Según este informe este último año ha dejado un aumento de más del 5 % en la recaudación y un 6’5 % más de espectadores.

cabecera_hacemos_buen_cine_1000x128_web.jpg

Pero a pesar del progreso del cine español, la diferencia sigue siendo notable cuando situamos sus cifras al lado de las norteamericanas.  Hay múltiples motivos para que esto siga sucediendo, tanto por negligencias de la industria española como por el monopolio abusivo de Hollywood.

majors

El modelo de negocio de la marca Hollywood se hace cargo de que el público de todo el mundo reciba constantemente una publicidad invasiva por la televisión. Quizás sea esta una de las razones por las que algunas películas españolas han conseguido elevar las cifras de audiencia y recaudación en los últimos años. Un ejemplo de ello es Ocho apellidos vascos, que consiguió mantenerse en el número uno en taquilla durante muchas semanas. Su técnica fue seguir una gran campaña de promoción con la que consiguió captar a millones de espectadores, a pesar de que las críticas posteriores no fueron todas positivas.

Un monstruo viene a verme (2016) se suma a la lista de éxitos junto a Ocho Apellidos Vascos (2014) Lo Imposible (2013) y El Orfanato (2007). Los productores de cine españoles van encontrando  las claves éxito; se preocupan por saber las preferencias del público y ofrecérselas y se aleja de seguir los estereotipos americanos, que son predecibles o basadas en hechos reales.

un_monstruo_viene_a_verme_a_monster_calls-108553414-large.jpg

Sin embargo, es evidente la industria cinematográfica española si que está imitando el modelo de negocio Hollywoodense. Los cuatro títulos catalogados como las películas más exitosas del cine español han sido producidas y distribuidas por grandes compañías como Telecinco Cinema o Atresmedia, incluso una Hollywoodense como lo es la Warner Bross.

Otro de los motivos por lo que la industria cinematográfica española no funciona al cien por cien es por el monopolio existente en el sector de las salas de exhibición. Las salas que más millones han recaudado en España son las controladas por compañías como Yelmo (mexicana), KINEPOLIS (de titularidad Belga) y Cinesa (propiedad de United Cinema Int’l, estadounidense).

maxresdefault.jpg

Por tanto, podemos deducir que la industria cinematográfica española está controlada desde sus tres sectores primordiales; producción, distribución y exhibición, casi en un 90 %. Además, estas compañías se utilizan domicilios en paraísos y expertos fiscales que permiten que no tengan que tributar apenas en el Estado español.

Natalia Álvarez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s