Netflix quiere que podamos tocarle

15774739_721375791373344_6463158120878946358_o

La plataforma estadounidense Netflix estrenó el pasado 20 de junio sus primeras producciones audiovisuales interactivas dirigidas, por el momento, al público infantil. Los jóvenes espectadores pueden ya decidir por control remoto el desenlace de las historias protagonizadas por el Gato con Botas y por el perrito Buddy Thunderstruk. La compañía, líder mundial en televisión por Internet, se está planteando desarrollar esta rompedora tendencia en otras series, incluyendo algunas dirigidas al público adulto: una decisión tan necesaria como peligrosa para el sector.

“Storytelling interactivo” es el nombre que recibe esta nueva moda audiovisual, que permite al usuario una participación selectiva, al poder escoger en multitud de ocasiones a lo largo de la trama cómo sigue la historia, pero sin transformación de los contenidos. Se trata, por tanto, de un modelo de interactividad muy básico, respecto a las tendencias absolutamente participativas desarrolladas en los últimos años. En ellas, el usuario llega incluso a desempeñar el papel de prosumidor, algo que podría restar valor a la parte productora, que podría llegar a fundirse con la función consumidora.

Netflix, consciente del posible peligro que tal innovación podría acarrearle, se está sumergiendo con cautela y precaución en este paraje sin explorar. Carla Engelbrecht, directora de Innovación de Productos Netflix, destaca la importancia de emitir unos contenidos interactivos capaces de mantener al espectador dentro del universo ficcional sin despistarse en los momentos de selección. El objetivo de la compañía es avivar la creatividad en la producción y otorgar cierta libertad al consumidor. La dificultad para atrapar la misma atención que con los contenidos tradicionales es, no obstante, demasiado elevada como para apostar definitivamente por este fenómeno.

La plataforma estadounidense lo está aprovechando, al parecer, como una nueva forma de diferenciación respecto a las grandes producciones hollywoodienses, sumergidas en la hegemonía de la linealidad y el cine tradicional. Con esta decisión, en un mercado altamente saturado, Netflix podría llevar a la industria de la televisión por Internet unas implicaciones trascendentales.

Oferta-Netflix-gratis-durante-6-meses-Vodafone-700x500

Lo que está por ver es si, realmente, la libertad de las elecciones del usuario provocará una respuesta positiva y supondrá una absoluta renovación de las producciones audiovisuales por Internet o si, en un futuro, los resultados entorpecerán los ingresos de la industria. No hay que olvidar la alarmante situación de la prensa tras lanzarse de cabeza a la piscina de Internet, sin una estrategia concreta a largo plazo. Netflix, acertadamente, parece introducirse lentamente y con cuidado, aunque poco se habla de momento de qué consecuencias podría acarrear toda esta innovación al escenario artístico audiovisual. Lo cierto es que, por el momento, novedades como la interactividad están obteniendo un gran y esperanzador recibimiento.

IRENE MOLLÁ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s